jueves, 26 de mayo de 2011

Rajim, el último profeta





Los Repollos, un sitio de incomparable belleza. Es el sur de Río Negro, mediados de abril, las hojas ya empiezan a caer formando un manto dorado sobre el paisaje. Hasta aquí hemos venido en busca de un iluminado, un hombre puro de corazón y pensamiento, Rajim Abedul Cifuentes. Rajim en árabe significa Sirviente del que Cocina. Su figura alargada se recorta frente a su cabaña, construida a mano por el mismo, varios lustros atrás, cuando llegara aquí proveniente de Formosa.

Al vernos se le dibuja una enorme sonrisa de regocijo, alza las manos al cielo y profiere unas palabras rituales, mantras que nuestro limitado idioma no llega a comprender. Nos sentimos un poco extraños cuando se arroja a nuestros pies y los besa, mientras su mujer Hulya - en turco, La que da Placer Sin Mirar a Quien - nos mira con dulzura, toma nuestros abrigos y los arroja a un rincón, adonde está el perro. Inconscientemente mi mente imagina un mensaje oculto: "Perro infiel".

Rajim, el último profeta

Rajim nos invita a tomar asiento en unos troncos que utiliza a modo de sillas. Vemos que todo en ese hogar ha sido obra de su ingenio, hasta las alfombras.

"¿Cansador el viaje no? ", su voz profunda nos envuelve, transmite paz y serenidad… ahora entendemos por qué cuenta con tantos fieles.

"Me hubieran avisado que venían con más tiempo, así les preparaba un Ñame Kolkas. Pero lo tengo que pedir con tiempo, acá no se da mucho el ñame, por la zona, por el frío…"

Nuestra falta de cultura es proverbial, le tuvimos que preguntar qué es el ñame. (Sonríe)

"Es una planta de propiedades afrodisíacas, también sirve para los calambres y la culebrilla."

-Multiples propiedades como el Aloe Vera...

-Ese arbusto está sobrevalorado. Como Riquelme en Boca.

-¿Le gusta el fútbol?

-Lo detesto. Embrutece el espíritu.

Entendemos. Aunque el banderín boquense colgando de la puerta nos deja absortos...

Escuchamos gritos de niños, sus hijos. Son siete: Mahaila, Nabila, Anwar, Mukhtar , Munir, Nazim y Ricardito, producto casual de un matrimonio anterior.

Los rapaces entran a la cabaña cansados. Traen leña para la salamandra y agua de deshielo, proveniente de una cascada, distante a diez kilómetros.

-Vivimos en total independencia del mundo exterior. Todo lo mundano nos es ajeno.

Lo miramos con asombro. No nos animamos a preguntar por la antena de Direct Tv que vimos antes de entrar.

Ahora nos cuenta de su Fe. De cómo descubrió la religión que profesa. "Un día llegó a mis manos, un ejemplar del Libro Sagrado, ilustrado por Landrú. Me gustaron mucho los dibujitos, eran chistosos." Así, por medio del humor, se fue acercando más a esta doctrina.

Recuerda con gran nostalgia su viaje a Chipre. De cuando conoció al gran maestro Raquin Sahle, El que Ve Más Allá. Me dio tres grandes concejos: no fumes, no tomes, no te drogues, ah, y usa el cinturón de seguridad… cuatro…

Mientras comemos algo muy parecido a la pizza fría, que él llama, pizhab, nos relata momentos de su vida.

"Yo mate a mi padre. Con esta mano", dice y la estrangula como queriendo amonestarla. "Fue cazando pumas, en Tatú Piré. El se puso adelante del rifle y le volé la cabeza. Sin querer. Desde ese momento tomé la decisión de ser un siervo del Altísimo."

Su mujer asiente a todo lo que decimos. Al parecer no entiende el idioma.

"Ella es de Afganistán", se adelanta Rajim,. "Allá las mujeres valen menos que un kilo de carne de Cristina Kirchner. La compré por unas pocas rupias. Ojo, por amor. Todo lo hago por amor", dice y sopapea a su hijo por robarle un pedazo de alimento que se disponía a comer.

Le preguntamos por el ayuno, una de las pruebas mas difíciles de seguir para los iniciados. "Son dos meses y medio de ayuno. Solo agua y yogurt. Algunos no lo resisten. Son los simples, los que no creen. Demonios que merecen morir!! … Los ojos se le encienden. "En fin, esa es la prueba mas grande…"

Ahora nos muestra fotos. "El maestro" nos dice… Es un retrato de Perón en sus mejores épocas. El gran benefactor.

Empieza a llegar gente de los alrededores. Los que siguen sus enseñanzas. Sin quererlo estamos ante un evento maravilloso. Lo saludan como a un dios. Nuestra visita culmina, tenemos material como para escribir un libro.

Rajim libera la mesa del comedor de trastos. Alguien saca algo muy similar a una ruleta. Los arribados traen gallinas, vemos un jamón, cueros de oveja, vino…

Ya nos vamos.

Mientras subimos a nuestro vehiculo escuchamos o creemos escuchar que el maestro grita: "¡¡Rojo el 17!! ¡¡La casa gana!!" Pero podríamos estar equivocados.

Ah sido una experiencia única. Aleccionadora. Nunca se borrarán de nuestra mente las ultimas palabras de Rajim, "Bendiciones, es a voluntad, lo que ustedes puedan dar…"

RIO REVUELTO (Frecuencia Rio 100.9)'s Fan Box